Comete el delito de denuncia falsa quien, a sabiendas de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, pone en conocimiento de un funcionario judicial o administrativo hechos sobre una persona que, de ser cierta su imputación, constituirían infracción penal, causando a esta persona un daño moral, e incluso afectando además a su imagen pública.

Nuestro Código Penal sanciona este tipo de delito, con la pena de prisión de 6 meses a 2 años y multa de 12 a 24 meses, si se imputara un delito grave; con la pena de multa de 12 a 24 meses, si se imputara un delito menos grave; y con la pena de multa de 3 a 6 meses, si se imputara un delito leve.

Para poder perseguir el delito de denuncia falsa, es necesario que el Juez que haya conocido de la infracción imputada falsamente, haya dictado sentencia o auto firme de sobreseimiento o archivo por denuncia falsa, en cuyo caso, y sin perjuicio de que el hecho pueda también perseguirse previa denuncia del ofendido o perjudicado por este tipo de delito, el Juez podrá proceder de oficio contra el denunciante o acusador, siempre que existan indicios suficientes sobre la falsedad de la imputación de que se trate.