Pongámoslo fácil. Imaginemos el caso de una herencia compuesta por un único piso, cuyo valor es de 80.000 euros, que el testador donó en vida a favor de uno de sus 3 hijos, perjudicando a los otros 2.

¿Qué ocurre cuando el testador fallece no habiendo respetado la legítima estricta de sus otros 2 hijos?. Ocurre, que el hermano de éstos deberá abonar a cada uno de ellos el tercio de legítima estricta que por ley le corresponde.

Por tanto, como la cuantía de legítima estricta equivale a un tercio de la herencia (80.000/3=26.666,66€), al ser 3 hermanos (26.666,66/3=8.888,88€), el hermano que recibió en donación el piso, deberá abonar la cantidad de 8.888,88€ a cada uno de sus hermanos.