La respuesta es NO. Ningún copropietario de un bien inmueble está obligado a permanecer en régimen de copropiedad, pudiendo solicitar judicialmente en cualquier momento su venta y el reparto del precio obtenido mediante dicha venta entre los distintos copropietarios, en función de la parte proporcional que corresponda a cada uno de ellos.

Ahora bien, si dicho bien inmueble estuviese grabado con una hipoteca, es importante tener en cuenta que la venta del bien no perjudicará a la entidad bancaria, quien en caso de cuotas impagadas del crédito hipotecario podrá seguir reclamando al deudor principal, y quien podrá reclamar al nuevo adquirente de la vivienda hipotecada, en caso de impago del crédito hipotecario, de haberse subrogado éste, tanto en las responsabilidades derivadas de la hipoteca, como en la obligación personal con ella garantizada.

Si usted se encuentra en esta situación, en Bernabeu Borreguero abogados, podemos resolverle todas sus dudas, así como tramitarle el procedimiento de división de cosa común.