• Gastos ordinarios incluidos en la pensión de alimentos: Los de vestido, ocio, y educación, tales como matrícula, libros y material docente, uniforme, transporte, seguro escolar, comedor, viajes y excursiones o actividades escolares ordinarias fuera del centro educativo, etc.
  • Gastos ordinarios NO incluidos en la pensión de alimentos: Las actividades extraescolares, deportivas o culturales, excursiones extraescolares, campamentos o cursos de verano, gastos de colegio/universidad privados, máster o curso de postgrado, estancias en residencias universitarias, colegios mayores o similares, etc.

Los gastos ordinarios no incluidos en la pensión de alimentos, serán asumidos POR MITAD por ambos progenitores, si bien previo acuerdo expreso y por escrito entre ambos antes de efectuarse el desembolso. A falta de acuerdo, serán asumidos por quien unilateralmente decida su realización, sin perjuicio de recabar autorización judicial si la discrepancia estriba en si debe o no el menor realizar la actividad.

  • Gastos extraordinarios: Aquellos de carácter excepcional, imprevisible (que no tengan un devengo periódico), necesario, y adecuado a la capacidad económica de ambos progenitores, tales como, gastos médicos, terapéuticos, hospitalarios, quirúrgicos, ortopédicos, dentales, psicológicos, farmacéuticos, de ortodoncia, logopedia, etc., que no estén cubiertos por la Seguridad Social, o por cualquier otra mutualidad u organismo al que pudieran estar asociados o afiliados los progenitores; actividades extraescolares o de apoyo académico, cursos fuera de sus respectivos estudios, etc.

Los referidos gastos extraordinarios de carácter médico y educativo, serán asumidos POR MITAD por ambos progenitores, si bien previo acuerdo expreso y por escrito entre ambos antes de efectuarse el desembolso, salvo supuestos excepcionales y urgentes, decidiendo la autoridad judicial en caso de desacuerdo.

No obstante, se entenderá que ambos progenitores están de acuerdo en asumir el gasto, si requerido a tal efecto un progenitor por el otro, de forma fehaciente, se dejare transcurrir un plazo de 10 días hábiles sin hacer manifestación alguna. En el requerimiento que realice el progenitor que pretende hacer el desembolso, se deberá detallar cuál es el gasto concreto que precisa el hijo, y se adjuntará presupuesto donde figure el nombre del profesional que lo expide.